Son muchas las dudas que surgen entorno al abonado en invierno: si es recomendable, si es perjudicial… Es importante saber que en invierno el crecimiento de las plantas y su metabolismo ralentizan. Los días son más cortos, las temperaturas más bajas y todo ello suman factores que juegan en contra de la salud de nuestras plantas.

Aunque hay una notable diferencia entre las plantas de exterior y las de interior: mientras que unas están expuestas al frío, otras disfrutan de temperaturas más cálidas por consecuencia de la calefacción en nuestros hogares, que, simultáneamente, generan un ambiente más seco.

Por lo tanto,¿es necesario abonar durante el invierno?

La respuesta es no, no es necesario, pero sí muy recomendable. Si le damos un correcto abonado durante el invierno conseguiremos que nuestras plantas acumulen buenas reservas en este periodo de hibernación. Cuándo abonamos en invierno no lo hacemos con el objetivo de que la planta crezca, sino más bien para que pueda seguir acumulando sus reservas de alimento y energía. Es importante abonarlas para que salgan bien paradas tras el invierno.  

Eso sí, podemos abonar todo tipo de plantas excepto las carnívoras, ya que estas se alimentan de los insectos que caen en sus trampas.

¿Cómo cuidar las plantas de interior en invierno?

Conocer las características y necesidades de cada planta de interior con la que contamos en casa será esencial para abonarlas con lo que realmente necesitan. Solemos tener muchas de origen tropical y tenerlas en una temperatura óptima será clave para que sobrevivan a la época más dura del año.

Pero, por lo general, os vamos a dar unos consejos que suelen cumplir todas las de interior:

1. Reduce el riego

Durante el invierno detienen su crecimiento y gasto de energía por lo que no necesitan tanta agua, es más, excedernos puede ser causa de muerte.

2. Mantén el ambiente húmedo

Como consecuencia de la calefacción, lo más común en esta época es que el ambiente se reseque. Todos hemos notado alguna vez la sequedad en la nariz y ojos que provocan los radiadores y calefactores. Pues bien, nuestras plantas lo notan muchísimo más. Para contrarrestar, es recomendable mantener húmedo el ambiente con la ayuda de humidificadores o pulverizando con agua las hojas de nuestras plantitas de casa.

3. Abonar en invierno

Si hablamos de plantas que están adaptadas al clima, como es el caso de nuestras plantas de interior, recomendamos abonar con fertilizantes orgánicos una vez al mes.

Es ideal utilizar los de liberación lenta como el estiércol o el humus de lombriz.

Otros fertilizantes super efectivos para esta época del año son aquellos que ayudan al desarrollo de la raíz como los basados en algas marinas. Un excelente ejemplo es este fertilizante comida para plantas. Además de estimular el desarrollo de la planta hará que ésta aumente sus defensas contra posibles plagas.

4. Control de plagas

Aunque normalmente las plagas suelen ser mas usuales en épocas de primavera/verano, en invierno suelen aparecer en nuestras plantas de interior la araña roja y la cochinilla. El ambiente de la casa, cálido y seco, suele ser la combinación perfecta para que proliferen a gran velocidad. Por ello, revisa tus plantas y, si detectas alguna de estas plagas, no hay manera más ecológica y efectiva de combatirlas que con este jabón potásico.

5. Ubicación

En invierno debemos considerar si es necesario para la salud de nuestras plantas reubicarlas por cualquier rincón de la casa que cumpla las siguientes condiciones:

  • Mantener lejos de cualquier fuente de calor artificial directa
  • Lugar bien iluminado, puesto que durante el invierno hay menos horas de luz
  • Alejar de corrientes de aire

6. Limpiar el polvo de sus hojas

No limpiar el polvo que se acumula en las hojas puede ser muy perjudicial y hacer que lleguen incluso a enfermar. Por esta razón os recomendamos limpiarlas con un trapito o papel de cocina.

7. Trasplantar

Debemos revisar si nuestras plantas tienen el espacio óptimo para crecer y, aunque en invierno no sea su mejor momento, podemos considerar algún que otro trasplante para que así lleguen en perfectas condiciones la próxima primavera.

También te puede interesar esta guía: cómo no matar a tus plantas

Abonar plantas de exterior en invierno

Sin duda, el mejor momento para abonar nuestras plantas de exterior, árboles, arbustos y cultivos es a finales de invierno, preparándose así para la llegada de la primavera.

A finales de invierno empieza la actividad radicular de los árboles y alimentarlos adecuadamente marcará el éxito o el fracaso con la llegada de las cálidas temperaturas.

Existen muchas formas de abonar, pero en Pur Plant siempre apostamos por la utilización de abonos naturales de residuo cero, como el estiércol y el humus de lombriz.

Otra tarea a tener en cuenta para el cuidado de nuestras plantas de exterior es hacer acolchado o mulching, protegiendo que las raíces sufran los cambios bruscos y gélidos de temperatura.

Si quieres conocer más sobre esta técnica, aquí os contamos más: ¿Qué es el acolchado y por qué utilizarlo?

Esperamos que esta información os haya sido útil. ¡Ahora toca abonar!

* Al unirte aceptas recibir comunicaciones comerciales de Pur Plant. Puedes retirar el consentimiento cuando quieras. Política de Privacidad.