envío gratis A PARTIR DE 49€

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

recíbelo en 24/48h 🚀

Todo lo que necesitas saber sobre semillas de albahaca

Imagina que tuvieras a mano unas hojas de albahaca frescas para cocinar y preparar tus platos favoritos. Sería todo un sueño ¿no crees?. Si vas a iniciarte en la aventura de cultivar tus propias semillas aromáticas estás en el lugar correcto. En las siguientes líneas te contamos por dónde empezar y los pasos a seguir para que cultivar plantas de albahaca en casa sea todo un éxito. ¡Toma nota!

Cómo plantar semillas de albahaca

La albahaca es una de las plantas aromáticas más populares en la cocina mediterránea y su cultivo no nos dará muchos dolores de cabeza.

De siembra directa, germina generalmente entre 5 a 10 días y es un cultivo que prefiere ambientes cálidos con una temperatura media de 20ºC. En cambio, es susceptible a heladas y bajas temperaturas, prefiriendo crecer en lugares con buena exposición solar. Es por ello que la época ideal para plantar sus semillas es de cuatro a seis semanas antes de la última helada (de febrero a mayo).

Si vives en un clima cálido puedes plantar tus semillas ecológicas al aire libre pero para comenzar su germinación recomendamos hacerlo bajo techo.

Cómo germinar semillas de albahaca

Una vez hemos visto sus requerimientos básicos, pasamos a ver paso a paso cómo germinar nuestras semillas:

Paso 1

germinar-semillas-albahaca

Prepara los contenedores para las semillas. Si tienes alguna bandeja o vasos para germinación, rellena los contenedores con una mezcla de humus de lombriz y fibra de coco. Humedece el sustrato con agua para que el ambiente esté listo para que las semillas de albahaca germinen.

Paso 2

trasplantar-albahaca

Planta las semillas en los contenedores y cúbrelas ligeramente con un poco de tierra. Si tienes posibilidad, deja las bandejas o recipientes al lado de una ventana con sol directo y en unas temperaturas de ambiente cálidas. Se aconseja pulverizar dos veces al día hasta que el plantón crezca y esté listo para su trasplante.

Paso 3

Si pasadas unas dos semanas ya han aparecido las primeras hojas y observas que tiene el suficiente porte, trasplanta al lugar donde deseas cultivar: puede ser una maceta en la cocina, en la terraza o directamente en la tierra de tu huerto.

Eso sí, ten en cuenta que la albahaca no tolera las heladas así que no la plantes demasiado temprano.

Si quieres plantar la albahaca en el huerto

Cava agujeros espaciados de unos 15 cm entre sí. Coloca las raíces en los agujeros y pon tierra alrededor de los tallos. Mantén la tierra húmeda pero no empapada. La albahaca crece mejor en un suelo con buen drenaje y no se aconseja su cultivo en aguas encharcadas.

Si quieres plantar albahaca en una maceta

Como mínimo la maceta deberá tener unos 15 cm de diámetro para que pueda crecer feliz. También se pueden plantar en jardineras y otros tipos de contenedores. Recuerda ubicarla en una zona donde reciba temperaturas cálidas, lejos de corrientes de aire y alejadas de las heladas. Puedes comprar semillas de albahaca aquí.

Cuándo plantar semillas de albahaca

Como hemos comentado anteriormente, las semillas de albahaca se recomienda sembrarlas en el hemisferio norte de febrero a junio aproximadamente. Es preferible hacerlo de cuatro a seis semanas antes de la última helada. 

Por otro lado, su cosecha puede darse desde junio hasta noviembre dependiendo de si crece en condiciones óptimas.

Otros datos de interés sobre el cultivo de la albahaca

Esta hierba aromática anual, de la familia de las miáceas, nativa de Irán, India y otras regiones tropicales de Asia se cultiva desde hace varios milenios.

Sustrato: prefiere suelos fértiles, permeables y húmedos

Exposición: necesita luz pero al estar expuesta al sol podría marchitarse; por ello es preferible cultivarla en un sitio que no recibe demasiado sol directo. En invierno recomendamos cultivarla en interior.

Riego: esta planta es muy exigente con el agua durante las épocas de calor pero deberemos reducir los riegos durante las temporadas de frío.

Poda: poda la albahaca con regularidad para que no florezca pues su floración tiene como consecuencia un sabor anisado que se traspasa a toda la planta y podría resultar poco agradable. Del mismo modo, aconsejamos retirar las hojas secas cada 3 semanas para que crezca más sana. Se pueden guardar las hojas frescas en un frasco de vidrio con una pizca de sal y cubrirlas con aceite de oliva.

como-conservar-alabahaca-fresca

También te puede interesar:

5/5 - (1 voto)
Quentin
Quentin Brouhon

Especialista en el cuidado orgánico de Plantas y Flores

Bonjour! Soy Quentin y tras vivir en grandes ciudades como Bruselas y Sydney me di cuenta de la falta de información sobre jardinería urbana. Por ello, decidí (re)conectar con la naturaleza y aprender más sobre la Permacultura y el cuidado de plantas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
👋 ¡Hola! Pregúntanos lo que necesites y te atenderemos con mucho gusto 💚