Primero de todo, cabe destacar que las plantas de interior no existen, toda planta nace en la naturaleza y por ello, a pesar de tener plantas en casa, es muy recomendable intentar imitar su hábitat natural. Uno de los aspectos fundamentales en el cuidado de las plantas de interior es informarse bien de sus características antes de adquirir una. Pero no te asustes, todos podemos ser buenos cuidadores de plantas, solo que necesitamos saber escucharlas. A continuación os dejamos unos consejos para que cuidar tus plantas de casa ¡sea todo un éxito!

Cómo cuidar plantas de interior

1.Conoce tu planta. Al comprarla, pregunta cuánta luz necesita.

Una de las principales preocupaciones sobre las plantas domésticas es asegurarte de que reciban suficiente luz. Quizá tener tus plantas en la mesa del salón queda ideal, pero si está demasiado lejos de la ventana, puede ocurrir que la planta no viva por mucho tiempo. Investiga sobre los requerimientos de sol de cada  planta y muévela a una ubicación que cumpla con esos requerimientos. Ten en cuenta que las ventanas que miran hacia el sur de tu casa recibirán mayor cantidad de luz, mientras que las ventanas que miran hacia el norte recibirán una cantidad menor de rayos del sol. 

Una guía básica sobre la luz incluye lo siguiente:

  • Plantas que necesitan mucha luz. Debes colocar las plantas que necesitan mucha luz del sol en algún lugar donde la reciban directamente unas 4 o 6 horas diarias.
  • Plantas que necesitan luz. Coloca las plantas que necesitan una cantidad parcial de luz en una ubicación donde los rayos les caigan unas 2 o 3 horas diarias.
  • Plantas que no necesitan apenas luz. Las plantas que necesitan sombra deben estar en un lugar donde reciban luz directa solo una hora al día.

Cómo regar las plantas de interior

Conseguir el equilibrio adecuado de agua para las plantas de interior puede ser la tarea mas difícil: en ocasiones regamos con demasiada agua y las raíces se pudren debido al mal drenaje, mientras que muy poca agua las secará. Las cantidades específicas de agua que las plantas necesitan variarán según el tipo de planta, ya que a algunas les gusta estar muy mojadas todo el tiempo mientras que otras (como los cactus y las suculentas) solo necesitan que las riegues una vez cada dos semanas aproximadamente. Sin embargo, la mayoría de plantas sobrevivirán con solo regarlas 2 o 3 veces por semana. Puedes usar un pulverizador o una regadera pequeña y agregar suficiente agua cada vez para que la tierra esté húmeda sin formar lodo.

Cuándo regar y cada cuanto regar las plantas de interior

Algunos consejos para asegurarte de hacer un buen riego:

  • Mete tu dedo en la tierra hasta el nudillo y si está húmeda, está bien. Si tu dedo sale completamente seco, necesitas regar la planta. Si está mojado, no la riegues por uno o dos días.
  • Siempre usa agua tibia para regar, ya que tanto la agua fría como la muy caliente pueden generar un shock en las raíces provocando daños a la planta. 
  • Una vez al mes riégalas abundantemente. Colócalas en el lavabo y deja el agua correr. Esto evitará que las sales se acumulen en la superficie de la tierra.

Un muy buen método de riego para mantener húmedas tus plantas es el uso de ollas de barro para riego.

3. Fertiliza tus plantas

El fertilizante es un aditivo para la tierra que brinda los nutrientes necesarios para las plantas. Es realmente importante fertilizar las plantas de interior cada 3 semanas porque no hay materia orgánica que se agregue a la tierra como normalmente ocurriría en el exterior. Debido a que cada planta necesita distintas cantidades de nitrógeno, fósforo y potasio, los 3 minerales esenciales, aplicarlos con regularidad será suficiente para la mayoría de plantas.

4. Corte de pelo

Quita las hojas secas para que las otras crezcan mejor. Las enfermedades se pueden propagar rápidamente si no podas las ramas y hojas moribundas. Cuando notes que hayan hojas marrones, secas, frágiles o que parezcan tener una enfermedad, usa un par de tijeras de podar para cortar las ramas desde la base. También puedes prevenir enfermedades con el aceite de neem o combatir las plagas con insecticidas naturales como la tierra de diatomeas o comprar jabón potásico.

5. Baño de sol

Gira las macetas de vez en cuando para que reciba luz por todos lados.

6. Limpia el polvo de las hojas

Con el paso del tiempo, el polvo formará una capa delgada sobre estas, quitándole su belleza natural y dificultando el crecimiento tapando los “poros” de las hojas. Por ello, es importante limpiar el polvo regularmente. Dependiendo del tamaño de tu planta, existen dos métodos de limpieza generalmente: limpiarlas con un trapo o enjuagarlas con agua. Si eliges limpiar tus plantas con agua, mezcla una pequeña cantidad de agua tibia con un poquito de jabón para plantas o jabón de manos en pastilla, sumerge el trapo en la solución y luego pásalo cuidadosamente sobre las hojas. Si pones la planta bajo el chorro de agua del grifo, solo abre el agua tibia de tu lavabo y enjuaga cuidadosamente cada hoja de la planta con tus manos o con un trapo limpio.

Un consejo:

Enjuagar tus plantas bajo el chorro de agua funciona mejor para las plantas pequeñas. Asegúrate de que no caiga demasiada agua dentro de la maceta.

7. Aleja tus plantas de los conductos de ventilación

Los niveles de humedad de las casas tienden a ser menores que los niveles de humedad fuera de ellas. Como resultado, es común que las plantas domésticas se sequen debido a la falta de humedad. A pesar de que un riego regular puede ayudar a evitarlo, colocar tus plantas cerca de los conductos de ventilación hace que el problema sea más grave. Si funciona la calefacción o el aire acondicionado, el flujo constante de aire secará las hojas de las plantas y las terminará matando. Para resolver este problema, mantén tus plantas alejadas de los conductos de ventilación. También puedes incorporar un humidificador en casa para agregar humedad al aire, ¡a las plantas les encanta!

Cuidados de plantas de interior en invierno

Debemos tener en cuenta que las plantas de interior, al estar dentro de casa, no sufren los cambios de estación como el resto de plantas de exterior ya que no sufren los cambios bruscos de tiempo, pues dentro solemos tener una temperatura media de entre 16 y 22 C y en condiciones ambientales normales, no suelen recibir el impacto directo de los rayos de sol, ni la nieve o ni las frías lluvias del invierno.

De cualquier modo, en esta infografía os dejamos los pasos básicos para cuidar nuestras junglas en los meses más fríos:

Esperamos que esta información os haya resultado útil y miméis a vuestras plantitas para que crezcan sanas y felices. ¡Nos vemos en el próximo post!

También te puede interesar:

0
0 item
Abrir chat
👋 ¡Hola! Pregúntanos lo que necesites y te atenderemos con mucho gusto 💚