envío gratis A PARTIr de + 49€

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

RECÍBELO EN 24/48H 📦

Problemas Lavanda

La lavanda, aunque es una planta resistente y de fácil cuidado, puede enfrentar varios problemas que afectan su crecimiento y salud. Lo más importante es detectar el factor que está causando ese problema, es decir, bacteria, hongo, insecto o animal, o si hay algún cuidado que se nos escapa o que hacemos en exceso. Factores como la luz, el clima, el riego, la temperatura y el suelo, pueden también hacer que tu lavanda esté sufriendo déficits.

Si estás aquí es porque probablemente tienes problemas con tu lavanda, ya sea por hojas marrones, amarillas o por alguna plaga. Si tu lavanda parece no estar pasando por su mejor momento, tan solo deberás prestar atención a los siguientes consejos.

Aquí tienes una lista de los problemas comunes de la lavanda y cómo solucionarlos:

LAVANDA hojas grises

lavandagris

Si tu planta de lavanda tiene un crecimiento débil y alargado, con pocas flores y un color de follaje pálido puede que necesite luz solar directa para realizar la fotosíntesis adecuadamente y desarrollar sus aceites esenciales y flores.

La falta de luz solar afecta su metabolismo y reduce su capacidad para prosperar.

lavanda hojas amarillas

Las hojas de la lavanda pueden volverse amarillas y mostrar signos de marchitamiento. Además, pueden aparecer manchas marrones en las hojas y la planta puede mostrar un crecimiento débil. 

Esto es debido a que la lavanda es susceptible a la pudrición de raíces y enfermedades fúngicas como el mildiú polvoriento cuando se expone a demasiada humedad. Un suelo mal drenado o el riego excesivo pueden contribuir a este problema.

lavanda hojas amarillas, marchitas y crecimiento débil

Si tu planta muestra un crecimiento lento, con hojas amarillentas o marchitas es posible que el desarrollo de las raíces sea débil también.

La lavanda prefiere suelos alcalinos y bien drenados. Suelos pesados y arcillosos pueden retener demasiada humedad y no permitir el drenaje adecuado, lo que afecta negativamente el crecimiento y la salud de la planta.

lavanda tallos desordenados

La lavanda puede tener un crecimiento desigual o irregular, con pocas flores y tallos leñosos o desordenados.

Una poda incorrecta puede debilitar la planta y afectar su capacidad para florecer. Poda demasiado severa o en el momento incorrecto puede eliminar brotes nuevos y reducir la producción de flores.

lavanda hojas deformadas

La presencia de áfidos, trips u otras plagas se puede observar en el follaje o en las flores de la lavanda. Pueden aparecer manchas o deformaciones en las hojas.

Las plagas pueden alimentarse de los tejidos de la planta, debilitándola y reduciendo su vigor. Además, algunas plagas pueden transmitir enfermedades a la planta.

lavanda enferma

Si se pueden observar manchas anormales en las hojas, deformaciones o decoloraciones, y la planta muestra un crecimiento lento o un aspecto general poco saludable, es posible que tu planta esté enferma.

Las enfermedades como el mildiú polvoriento, enfermedades bacterianas o virales pueden afectar a la lavanda si las condiciones ambientales son favorables para su desarrollo. El exceso de humedad o la falta de circulación de aire pueden favorecer la propagación de enfermedades.

 

lavanda-blanca-flor

Deseamos que esta información te sea de utilidad y te ayude a mimar tus lavandas salvándose de cualquier problema.

Abrir chat
👋 ¡Hola! Pregúntanos lo que necesites y te atenderemos lo antes posible 💚