envío gratis A PARTIr de + 49€

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

RECÍBELO EN 24/48H 📦

Plantas de Interior Poca Luz

Si estás aquí es porque probablemente tengas algún lugar sombrío en casa o en la oficina y nada te gustaría más que darle un poco de vida con plantas. Pues bien, estas en el lugar correcto. Si tienes estancias de poca luz y te gustaría saber qué plantas de interior de sombra poner muy atento a lo que os contamos a continuación.

Plantas de interior que necesitan poca luz

La mayor parte de las plantas que llamamos “de interior” prefieren luz indirecta. Pero indirecta no quiere decir escasa. En general, las plantas crecerán con más fuerza si tienen una iluminación abundante. Por suerte, existen especies que toleran diferentes niveles de iluminación sin poner resistencia. Pueden adaptarse con relativa facilidad y aunque puedan crecer más despacio, se desarrollarán sanas y bonitas. Si tienes una estancia orientada al norte o cuentas con una ventana pequeñita, las plantas como las zamioculcas, sansevierias, pothos, marantas o philodendrons pueden ser una buena opción.

Plantas de Interior de sombra

Espatifilo Cupido

El spathiphyllum es un género de plantas originario de Centroamérica. Poco exigente con sus cuidados, resiste determinados despistes y puede adaptarse a condiciones de poca luz. Eso sí, para su floración es preferible que reciba mucha luz brillante indirecta.

Riego: es aconsejable dejar secar entre riegos y durante el período de floración, es posible que demande agua con asiduidad. Esta planta tiene una manera muy directa de indicarnos que está sedienta, por ello es perfecta para principiantes. Enseguida sus hojas aparecerán decaídas cuando tenga necesidades de riego, una señal muy directa para inexpertos y despistados. Les sienta estupendamente un buen riego por inmersión.

Humedad y temperatura: agradece la humedad alta y las temperaturas en torno a los 20ºC. Es por estos motivos que también se convierte en una planta excelente para baños.

Sustrato: requiere un sustrato muy drenante pero con capacidad de retener agua. Además es aconsejable que tenga un pH ligeramente ácido. Fibra de coco, perlita, corteza de pino y humus de lombriz puede ser una buena opción.

Maranta Leuconeura

El género maranta es originario de las zonas tropicales y sombrías de Brasil, por ello son una excelente elección para espacios con poca luz. Pertenecientes a la familia marantaceae al igual que sus primas las calatheas, estas en cambio son plantas más resistentes y fáciles de cuidar. Su porte es rastrero, lo que significa que sus tallos no tienen la suficiente fuerza para mantener sus hojas. Conforme van creciendo, tenderán a parecer una planta colgante.

Luz: prefieren vivir en espacios con luz brillante indirecta, aunque también se adaptan a condiciones de luminosidad escasas. Eso sí, ten en cuenta que pueden correr el riesgo de perder la intensidad del color de sus hojas.

Riego: en otoño e invierno es preferible reducir los riegos y evitar encharcamientos.

Humedad y temperatura: se desarrolla bien entre los 20ºC y 25ºC. Por debajo de los 10ºC puede secarse y debilitarse. Por otro lado, como buena planta tropical le gustan los climas húmedos. Sin embargo, dada la textura aterciopelada de sus hojas no aconsejamos pulverizarla.

Sustrato: rico en nutrientes, poroso y drenante. Le sentará bien una mezcla de humus de lombriz, perlita y fibra de coco.

Scindapsus Pictus

También reconocida por ser una planta de fácil cuidado, será tu gran aliada si lo que deseas es cuidar de una planta colgante resistente, que necesita pocos riegos y que se adapta fácilmente a lugares sombríos.

Sansevieria

Aunque podemos encontrar muchas variedades, la sansevieria es sin duda una de las plantas más resistentes del mundo de interior. Con una resistencia muy alta a la falta de luz, uno de los pocos requisitos para su cuidado es dejarla completamente seca entre riegos. Originaria de África y Asia, ha sido reconocida por la NASA como una de las plantas más purificadoras.

Zamioculca Zamiifolia

Originaria de África, esta planta de interior es posiblemente una de las más resistentes y fáciles de cuidar. El secreto de su alta rusticidad reside en su capacidad para almacenar agua, y es que gracias a sus raíces tuberosas y gruesos pecíolos, puede resistir largas sequías.

Una opción ideal para decorar espacios con poca luz a los que quieres aportar algo de altura y apta para los más despistados. Una planta excelente para poner en clínicas y oficinas.

Calathea Freddie

Aunque las calatheas crecen felices en espacios con poca iluminación, es importante saber que hay algunas que se adaptan mejor que otras. Es el caso de la calathea freddie. Esta especie es resistente a lugares de interior que no necesitan mucha luz. Ten en cuenta mantenerla en lugares cálidos superiores a 20ºC, con buena humedad ambiental y riego moderado. Se convertirá en tu gran compañera durante años.

En definitiva, aunque estas son algunas de las plantas de interior de poca luz más recomendadas, no te pierdas nuestra selección de plantas de interior que no necesitan mucha luz. Es un buen momento para aumentar la colección incluso en nuestros espacios más sombríos, ¿no crees?.

2/5 - (1 voto)
Quentin
Quentin Brouhon

Especialista en el cuidado orgánico de Plantas y Flores

Bonjour! Soy Quentin y tras vivir en grandes ciudades como Bruselas y Sydney me di cuenta de la falta de información sobre jardinería urbana. Por ello, decidí (re)conectar con la naturaleza y aprender más sobre la Permacultura y el cuidado de plantas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
👋 ¡Hola! Pregúntanos lo que necesites y te atenderemos con mucho gusto 💚