fbpx

Cultivar en macetas es una opción sencilla, que permite tener tu propio huerto en lugares pequeños sin contar con un jardín ni un espacio excesivamente amplio.

Es el método ideal para crear tu pequeño huerto urbano en tu piso, por ejemplo.

Las macetas podemos ubicarlas en cualquier rincón con luz natural, un balcón, una zona de una habitación bien iluminada, y obtener buenos resultados.

Una recomendación: utiliza macetas de barro o terracota.

El plástico se calienta demasiado con el sol, lo que puede afectar negativamente a las raíces de tus plantas, sin embargo, la terracota o el barro, son termorreguladores, se calientan lentamente y se enfrían de igual modo, lo que no afecta negativamente al desarrollo de la planta.

Solo ten en cuenta que, al ser un material poroso, la humedad se evapora con mayor rapidez, por lo que el espacio entre riegos ha de ser un poquito menor.

Este tipo de cultivo requiere cuidados diferentes a los que se aplican a los cultivos en suelos, ya que las raíces, por ejemplo, se encuentran limitadas a un espacio concreto de crecimiento, con un limitado acceso a los nutrientes que solo nosotros podemos proporcionarles.

Por ello es importante tener siempre en cuenta (además de luz abundante, tierra saludable y nutritiva y agua constante) unos pequeños pasos y puntos para que el resultado sea óptimo.

Cultivar en macetas con el volumen adecuado

cultivar-en-maceta

Es importante contar siempre con un mínimo de volumen en la maceta. Esto protege las raíces y facilita su crecimiento, así como provee de manera más optima la absorción de los nutrientes por parte de la planta.

Es mejor contar con un recipiente grande que uno que nos quede pequeño. Hay que proteger a la planta de la mejor manera posible.

También puedes diversificar los cultivos en una misma maceta si esta tiene la capacidad adecuada, te facilitará el trabajo al tener que fertilizar y regar menos.

Cada cultivo que vayas a realizar necesitará un espacio o volumen de maceta diferente. Te dejo algunos ejemplos.

  • Macetas de 5 Litros: Lechuga, Albahaca, Cebollino, Fresa, Cebolla, Cebolla de verdeo, Perejil, Rúcula
  • Macetas de 10 Litros: Rabanito, Remolacha, Acelga, Puerro, Zanahoria, Nabo, Kale
  • Macetas de 15 Litros: Tomate Cherry, Repollo, Col de bruselas, Habas, Ajo, Chile, Brócoli
  • Macetas de 20 Litros: Patata, Calabacín, Puerro, Pepino, Berenjena
  • Macetas de 40 Litros: Sandía, Calabaza, Melón, Maíz

Elegir correctamente el sustrato a utilizar

Para los cultivos en general, pero sobre todo para los realizados en macetas, la elección del sustrato a utilizar es un punto de vital importancia. Invertir en un buen sustrato te dará mejores resultados y te ahorrará tiempo.

Facilita el mantenimiento de las macetas, la salud de tus plantas será mejor y las ayudará a resistir de manera más efectiva incluso a plagas.

Invierte en sustratos de calidad, en casos así, el dicho de que lo barato sale caro es real.

Los sustratos muy baratos que encuentras en pequeños establecimientos de bajo coste contienen lodos de depuradora que cuentan con metales pesados que pasarán a tus cultivos, y por ende a tí. Además, el equilibrio de nutrientes no es el más adecuado.

Opta por sustratos ecológicos y naturales, que te darán los resultados que necesitas. Un sustrato universal y humus de lombriz con fibra de coco son dos opciones que te darán grandes dosis de nutrientes y un equilibrio óptimo.

fertilizante-organico
Fertilizante Orgánico – Pellets de Caballo

humus
Humus de lombriz líquido 800ml – Pur Plant

Desde Pur Plant te recomendamos también que utilices pellets de caballos deshidratados mezclados con el sustrato, esto aireará la tierra y ayudará a la retención de humedad.

Y por supuesto, no olvides utilizar humus de lombriz líquido en el momento de regar. El humus de lombriz líquido es diferente del sólido. Sus efectos positivos son mayores, como mayor cantidad de nutrientes a las raíces y en menor tiempo, favorece el crecimiento y refuerza la planta.

Es una inyección de energía rápida para la planta. Es recomendable principalmente en los trasplantes, la floración, cuando la planta se mustia y tiene aspecto de no poder levantar, etc.

En la base de las macetas, antes de añadir el sustrato, juega con grava, arcilla o trozos de cerámica para que los agujeros del drenaje de la maceta no se lleguen a atascar dificultando la evacuación del exceso de agua.

Recuerda que cuanto más pequeña es la maceta, más a menudo tendrás que regar, ya que la humedad no se retiene mucho tiempo.

Para tratar de espaciar un poco esos riegos puedes usar una cobertura vegetal, como por ejemplo paja, para ayudar a mantener la humedad. Aun así, no te excedas, ya que puedes “ahogar” tus cultivos por exceso de agua.

De vez en cuando introduce un dedo o un palito de madera y observa si está húmeda o no. Si el dedo o el palito salen limpios y secos, es necesario regar, si no, aun puedes esperar un poco.

Video Pur Plant del chico trasplantando una planta en una nueva macetta (Publicar en youtube y añadir link)

Cultivar en macetas y sus beneficios

Principalmente, además de poder contar con tus propios cultivos, tener macetas te da las ventajas de no tener que preocuparte de malas hierbas en tus cultivos que les roben los nutrientes.

Puedes tener cualquier cultivo sin preocuparte del tipo de tierra que necesitan, ya que puedes diversificar tierras ácidas o arcillosas, cada planta con sus necesidades cubiertas.

La movilidad de los recipientes permite también adaptar mejor las necesidades de nuestros cultivos reubicándolos en momentos determinados en caso de que requieran condiciones diferentes, más luz, más sombra, humedad…

Cultivos más adecuados en macetas

En realidad, hay muchos cultivos que puedes realizar en las macetas. Pocos se darán mal y las limitaciones vendrán dadas por el espacio que tengas para realizar tu huerto de macetas.

Pero, para empezar, voy a recomendarte que comiences por plantones de vivero y realices el trasplante, (una vez tengas experiencia, podrás crear tu propio semillero) de hortalizas y verduras como lechugas, rabanitos, cebollas o plantas aromáticas.

A medida que vayas cogiendo experiencia podrás continuar con otros cultivos como tomates, zanahorias o pimientos.

Además de tener en cuenta el calendario de siembra. Esto es importante, ya que cada cultivo tiene temporadas en las que se darán mejor y su cultivo optimizará los resultados. Recuerda que no es necesario abonarlo salvo cuando hagas un replantado, para reponer los nutrientes consumidos por el cultivo anterior.

Al llegar el invierno, y sobre todo en zonas frías, es recomendable que las plantas en maceta (salvo las que toleren bien bajas temperaturas) se muevan al interior, para poder mantener una temperatura óptima y que las plantas no se malogren.

Puedes optimizar el espacio plantando entre cultivos, por ejemplo, cebollas, que no roban demasiados nutrientes ni agua a los demás cultivos.

Para luchar contra posibles plagas, juega con el cultivo de plantas aromáticas, no ocupan demasiado y son muy efectivas, además de tener tu propia despensa de condimentos para tu cocina.

Podrías además diversificar y plantar flores comestibles. Son perfectas para ensaladas y además su cultivo atraen polinizadores y llenan de color cualquier espacio en el que las coloquemos. Algunas flores comestibles son caléndula, diente de león, pensamientos y violetas.

Macetas de hojas de ensalada. Es una gran idea el tener una maceta dedicada exclusivamente a los brotes tiernos de ensalada. Esto te permite cortar las hojas a medida que vayan saliendo y mantener el cultivo permanentemente.

Desde Pur Plant queremos ayudarte a empezar con tu pequeño huerto urbano, queremos que te animes a entrar en la comunidad del consumo responsable y sostenible, y para ello contamos con plantones de temporada que podrás solicitarnos. Y en esta estación, te haremos llegar dos plantones Eco, uno de tomate y otro de pimiento. Porque sabemos que lo vas a conseguir.

Vegetales para cultivar en macetas

Te doy una lista de hortalizas que su cultivo funciona perfectamente en maceta y que te aportarán a ti y a los tuyos alimento sano y sostenible.

  • Tomates. Estos requieren mucho sol.
  • Frijoles. Planta trepadora, agradecerá un enrejado o cerca. Mucho sol y maceta profunda. Son ideales plantarlos junto al maíz y la calabaza, lo que se conoce comúnmente como las tres hermanas.
  • Col rizada. Clima frío y macetas medianas. No requieren sol directo y puede cosecharse de manera continuada.
  • Lechuga. Gran crecimiento, separa bien las plantas. También se cosecha de manera continua.
  • Pimientos morrones. Mucho sol, maceta profunda.
  • Berenjena. A cultivar en verano, mucho sol y perfecta en climas cálidos.
  • Rábanos. Macetas anchas para todas sus variedades.
  • Espinacas. Semi soleado, profundidad media de maceta.
  • Guisantes. Riego regular y sol parcial.
  • Zanahoria. Mucha agua y macetas profundas.
  • Pepino. Mucha agua y sol y mejor con un soporte para que crezca hacia abajo.
  • Calabacín. No hace falta mucho espacio y se adaptan muy bien.
  • Acelga. Igual que la col rizada, aunque tolera mejor las temperaturas más altas.
  • Mostaza. Sol y calor, maceta pequeña.
  • Ajo. Maceta de profundidad media y con un ancho adecuado, manteniendo así distancias entre cada una de las plantas.

No importa tu experiencia, tus recursos… son tus ganas lo que prima, y el cultivo en maceta te dará todas las satisfacciones y resultados que esperas de tu nuevo proyecto.

Disfruta de los beneficios de cultivar tus propias verduras y hortalizas en casa.

Desde Pur Plant orientar tus ganas a conseguir un objetivo sustentable y una interacción con tu entorno más sostenible aportando nuestro granito de arena.

¡Ánimo y adelante!