Como todo amante de las plantas y huerto urbano debes saber que el abono no sólo ayuda a tus plantas a crecer, sino también las prepara y las nutre para, en caso de abonarlas en otoño, prepararlas para la hibernación.

Los abonos son el alimento de las plantas, lo que estas realmente necesitan para crecer, hacer más flores y engordar sus frutos. Al abonar les aportamos la fuerza necesaria para que estén más sanas, al igual que en las personas lo es una alimentación sana y equilibrada. Una planta bien alimentada siempre será más fuerte ante la aparición de una plaga, y a menudo nos olvidamos de ello. En nuestras manos está que a nuestras plantas no les falte todo el aporte que necesitan.

¿Qué abono elegir?

El abono más recomendable para esta estación es el abono orgánico: como el estiércol, el compost y el humus de lombriz. También es super aconsejable usar aminoácidos libres para mejorar la asimilación de nutrientes y ayudar a las plantas a pasar las épocas de frío.

Aquí os dejamos un ejemplo de la mano de srta.botanica en el que nos cuenta cómo abonar tu planta con Pur Plant

Con la caída de las hojas, podemos recogerlas para realizar un acolchado que aporte materia orgánica y así proteger las raíces del frío y las heladas además de enriquecer el suelo a medida que se van descomponiendo estos materiales.

En pur plant con cada envío utilizamos paja de relleno, así la puedes reutilizar para utilizar de mantillo en tus macetas 😉

¿Cómo abonar mis plantas en otoño?

Podemos distinguir tres fases distintas en el proceso de abonado: la inicial, la de mantenimiento y la vitamínica.

  1. En la fase inicial prepararemos el suelo para nuevos cultivos o trasplantes. En esta etapa es importante ser generosos con la dosis, especialmente en aquellas macetas en las que el sustrato se ha compactado mucho. Para hacerlo correctamente, primero removemos la capa superior del sustrato vaciándose parcialmente para poder hacer lo mismo con el sustrato del fondo, de manera que, al finalizar, todo el sustrato quede aireado y suelto. Añadimos el abono en el tercio superior de la maceta y removiéndolo con el sustrato. Así las raíces de las plantas empezarán a crecer en esa zona y, cuando lleguen al fondo, el propio abono habrá empezado a filtrarse.

2. En el abonado de mantenimiento hay que ser constantes y distribuir el fertilizante en fechas continuas. Por ejemplo, el humus de lombriz líquido podemos ir echándolo cada 15 días. Por el contrario, el pellet de caballo o el pellet vegetal se aplica una vez al mes aproximadamente y septiembre, octubre y noviembre puede ser la fecha perfecta. Bastará con incorporarlo superficialmente y removerlo ligeramente para que se vaya mezclando con el agua de riego.

3. El abonado vitamínico es aquel que le dará un “plus” aquellas plantas que lo necesiten. Por ejemplo, tras el verano y la subida de temperaturas, la tierra de nuestras plantas se desgasta y pierde fuerza, por ello es vital que en otoño volvamos a darles un complemento vitamínico para ayudarlas tras una época de estrés y para que asimilen las nuevas caídas de temperaturas del invierno.

Deseamos que esta información te ayude a mimar tus plantas este otoño ¡Nos vemos en el próximo post!

También te puede interesar

¿Te gusta el contenido de este post?

¡Apoya nuestro trabajo con 5 estrellas!

Media de puntuación 4 / 5. Votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Bichea en nuestras redes sociales!

¡Siento que este post no te haya sido útil!

¡Nos gustaría mejorar este post!

Cuéntanos, ¿en qué podríamos mejorar?

Quentin
Quentin Brouhon

Especialista en huerto y jardinería urbana

Bonjour! Soy Quentin y tras vivir en grandes ciudades como Bruselas y Sydney me di cuenta de la falta de información sobre jardinería urbana. Por ello, decidí (re)conectar con la naturaleza y aprender más sobre la Permacultura y el cuidado de plantas.

0
0 item

Pin It on Pinterest

Share This
Abrir chat
👋 ¡Hola! Pregúntanos lo que necesites y te atenderemos con mucho gusto 💚