Mucho cuidado tras una invasión de pulgón o cochinilla en tu huerto… ¡La fumagina o negrilla puede venir detrás! Te contamos más sobre esta enfermedad causada por hongos en este post para que consigas con éxito eliminar la fumagina de los cítricos. ¡Toma nota!

Fumagina en plantas

La fumagina es un hongo descomponedor oportunista, aparece en nuestras plantas tiempo después de que hayan sufrido una plaga de ciertos insectos (pulgones, cochinilla, mosca blanca…). 

Éstos se alimentan de la savia de las plantas, la absorben y excretan el exceso, con gran contenido en azúcares y mezclas nitrogenadas, llamada melaza. Estos restos orgánicos tan ricos se quedan en la superficie de la planta, como una masa pegajosa, creando el terreno ideal para la aparición de hongos descomponedores, en especial la variedad de la fumagina.

Fumagina en plantas

Este proceso se desarrolla muy abundantemente en climas cálidos y húmedos, con la llegada del verano, el aumento de la temperatura y la disminución de la ventilación. Éstas son características que favorecen sobremanera la aparición de hongos. La fumagina no penetra en los tejidos de la planta, es un inconveniente más bien estético, pero al cubrir las hojas perjudica la capacidad de realizar la fotosíntesis e intercambiar gases con la atmósfera. Las hojas afectadas acabarán cayendo, lo cual puede afectar a la supervivencia de nuestra planta.

En el caso de los cítricos, la fumagina o negrilla es una enfermedad muy recurrente. Frutos ricos en vitamina C, flores muy aromatizadas, follaje brillante y sombra abundante son algunas de las características que atraen a muchos de los insectos que pueden crear fácilmente una plaga, sobre todo moscas blancas gigantes (depositan sus larvas en el envés de las hojas) o cochinillas (crecimientos ovalados de color gris o marrón rojizo en ramas, hojas y corteza).

Cómo prevenir la fumagina

Para evitar la aparición de la fumagina en nuestro huerto o jardín, deberemos estar atentos a las plagas anteriormente citadas y contar con un ecosistema sano es uno de los puntos más importantes. Tener gran diversidad de plantas en nuestro huerto, contar con espacios atractivos para polinizadores y aliados naturales, propiciar una buena ventilación entre plantas o elegir especies adaptadas al clima, son algunas de las claves para mantener fuertes a tus plantas.

Una forma muy efectiva de prevención es la aplicación de jabón potásico diluído al 2% para limpiar la planta y combatir las plagas presentes. Podemos conseguir un jabón potásico elaborado con aceites vegetales y 100% natural, sin perfumes, sin colorantes, sin espesantes ni blanqueantes. Este jabón actúa por contacto sobre insectos de cuerpo blando, como los citados anteriormente, pero no daña a insectos como las abejas y otros polinizadores. Al limpiar las hojas, además de acabar con los insectos plaga presentes, elimina los restos de melaza, restos potenciales de la aparición de la fumagina.

Cómo prevenir la fumagina

Si vas a utilizar jabón potásico u otro jabón natural, recuerda hacerlo en las horas de menor exposición solar, probar en una pequeña parte de la planta para comprobar su respuesta, y sobre todo, aclarar con abundante agua.

Remedios caseros para eliminar la fumagina de los cítricos

Como comentábamos en el apartado anterior, el mejor remedio contra la fumagina, es el control de las plagas citadas, y en general de cualquier desequilibrio en las plantas.

Una vez controlada la plaga, pasamos a limpiar la planta, la capa de polvillo negro puede limpiarse fácilmente con un trapo húmedo o con la mano, dejando la superficie vegetal limpia y el utensilio de limpieza sucio, como manchado de hollín. Al eliminar las comunidades de fumagina, evitaremos que se siga propagando. 

Además, para ayudar a la buena recuperación de la planta, puede hacerse una poda suave para el saneamiento de las zonas más afectadas, estropeadas o secas.

Tratamiento ecológico para la fumagina

Como fungicida puede utilizarse fungicida de leche, purín de cola de caballo o purín de ortigas, para el tratamiento y la prevención de los hongos.

La cola de caballo es un gran preventivo en nuestros huertos, pero también un potente fungicida natural, sobre todo al aplicarlo en otoño y primavera, cuando las condiciones del medio son favorables para la aparición de hongos. Al aplicarlo en nuestras plantas, actúa como bioestimulante. Al aplicarlo en el suelo, nos ayuda a protegerlo y a fomentar la autofertilidad, elemento esencial para la salud del ecosistema que hemos creado.

Tratamiento ecológico para la fumagina

Si tenemos plantas desequilibradas, flojas o sin defensas, una plaga podrá atacar. Si no hacemos nada para ayudarla, seguirá decayendo y la fumagina podrá aparecer. Podemos aprender la lección con la naturaleza, la salud y el bienestar de nuestras plantas es la mejor prevención ante cualquier ataque, así como para nosotros mismos. ¡Amor y salud para tu huerto!

También te puede interesar:

¿Te gusta el contenido de este post?

¡Apoya nuestro trabajo con 5 estrellas!

Media de puntuación 4.3 / 5. Votos: 4

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Bichea en nuestras redes sociales!

¡Siento que este post no te haya sido útil!

¡Nos gustaría mejorar este post!

Cuéntanos, ¿en qué podríamos mejorar?

Quentin
Quentin Brouhon

Especialista en huerto y jardinería urbana

Bonjour! Soy Quentin y tras vivir en grandes ciudades como Bruselas y Sydney me di cuenta de la falta de información sobre jardinería urbana. Por ello, decidí (re)conectar con la naturaleza y aprender más sobre la Permacultura y el cuidado de plantas.

0
0 item

Pin It on Pinterest

Share This
Abrir chat
👋 ¡Hola! Pregúntanos lo que necesites y te atenderemos con mucho gusto 💚