fbpx

El fertilizante orgánico es el término que se utiliza para nombrar la mezcla de materiales obtenidos naturalmente de la degradación de residuos orgánicos tales como estiércoles, vegetales, restos leñosos, turba, guano o residuos de otras cosechas. Por lo tanto, son formados naturalmente bien por vía animal o vegetal.

Su principal misión es aportar los nutrientes necesarios para mejorar las cualidades de la tierra y las plantas.

Diferencia entre abono y fertilizante. ¿Cumplen la misma función?

Tanto los abonos como los fertilizantes cumplen la misma función, ambos mejoran y nutren el suelo y las plantas. Son los encargados de devolver al suelo aquellos nutrientes que nuestros cultivos han utilizado para fortalecerse y crecer.

La principal diferencia es que el abono, en principio, se aplica directamente sobre la tierra y los fertilizantes, por el contrario, suelen necesitar disolverse en agua para nutrir el suelo.

diferencia-abono-fertilizante-organico

Beneficios del fertilizante orgánico

Los abonos orgánicos tienen muchas más ventajas que desventajas. A continuación os nombramos las principales:

✅ Reduces tu huella ambiental y la contaminación, ya que el proceso para obtener cada fertilizante y abono es 100% natural.

✅ Se aprovecha el material orgánico para el beneficio de las plantas y su ciclo natural, como por ejemplo el estiércol, el guano y los restos poda.

✅ Mejora la permeabilización y la oxigenación del suelo en el que se aplica. Tanto a nivel de estructura como sus propiedades físicas y biológicas.

✅ Fijan el carbono en el suelo y facilitan la absorción de humedad

✅ Limitas tu dependencia de las industrias que producen fertilizantes químicos y contribuyes al desarrollo local y sostenible.

La importancia de los fertilizantes orgánicos

Al utilizar orgánicos en vez de químicos limitarás tu dependencia de las industrias, reducirás la contaminación y apostarás por un cuidado mucho más sostenible para el medio ambiente y beneficioso para tus plantas.

No te pierdas este vídeo en el que te contamos más:

¿Para qué sirven?

Ahora que ya sabemos todas las ventajas de los fertilizantes y abonos orgánicos, podemos hablar de los tipos que existen y sus aplicaciones.

  1. Humus de lombriz. El humus de lombriz se extrae de los excrementos de las lombrices alimentadas de residuos orgánicos como cáscaras de huevo y plátano, cartón, posos de café, restos de poda etc. En Pur Plant disponemos de humus de lombriz sólido y líquido de la máxima calidad y apto para todo tipo de plantas.

2. Estiércol. Los excrementos de animales como el caballo, las gallinas, las ovejas y las vacas son sin duda el abono orgánico por excelencia, debido a su alto contenido en nitrógeno y materia orgánica. Pero existe un inconveniente, a pesar de ser el mejor abono natural, para ello debes tener estos animales y no hablemos de lo poco agradable que es recogerlo…

3. Compost. El compost es el resultado del proceso biológico y físico de materias orgánicas en descomposición y por supuesto, un abono orgánico estrella para ser utilizado como fuente de nutrientes para el huerto.

4. Abono verde. El abono verde también es un método de fertilización orgánica y se trata del uso de plantas, sobre todo leguminosas, que se dejan sobre la tierra a fertilizar para que se descompongan. Un buen ejemplo de abono verde son las cortezas de  habas comunes trituradas.

tabla-fertilizar-floracion

Tanto si decides apostar por los fertilizantes orgánicos o no, esperamos que esta información haya sido útil.

¡Nos vemos en el siguiente post!