envío gratis A PARTIR DE 49€

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

recíbelo en 24/48h 🚀

Qué es y cómo hacer un jardín eterno

Crear un jardín eterno en casa es una práctica muy gratificante que va más allá de la simple decoración. Al diseñar un espacio verde permanente, se desarrolla una conexión continua con la naturaleza, consiguiendo que disfrutemos de ella sin salir de casa.

Si sientes curiosidad y te animas a probar la experiencia, queremos darte la bienvenida a esta guía, pues te contaremos qué es y cómo hacer un jardín eterno paso a paso. ¡Toma nota!

QUÉ ES UN JARDÍN ETERNO

jardines-eternos

El concepto de jardín eterno se refiere a un ecosistema autónomo y autosostenible contenido dentro de un recipiente cerrado, como podría ser una botella, un bol  o un cualquier otro terrario. Estos mini jardines encapsulan un microcosmos en el que las plantas, el sustrato y otros organismos pueden coexistir y mantenerse a lo largo del tiempo. ¿Y lo mejor? no necesitan nuestra ayuda. 

Un jardín eterno encierra la idea de que este sistema pueda mantenerse por sí mismo. Al estar cerrado, el ciclo del agua se realiza dentro del terrario, permitiendo que las plantas tengan la humedad que necesitan. Aunque no quiere decir “infinito”. Si no se dan las condiciones óptimas, es posible que el jardín eterno tenga fecha de caducidad.

JARDÍN EN CRISTAL

Como hemos comentado anteriormente, un jardín eterno en botella o cualquier otro recipiente nos lo va a poner fácil. Por sí solo crea un entorno autosostenible donde los ciclos del agua, el aire, y las interacciones biológicas entre plantas y microorganismos se equilibran naturalmente. 

Las plantas absorben agua del sustrato, que se evapora debido a la luz solar y el calor. Esta evaporación genera condensación en las paredes internas del contenedor, creando un ciclo de agua cerrado. Las plantas realizan la fotosíntesis durante el día, liberando oxígeno, y respiran durante la noche, liberando dióxido de carbono. Los microorganismos presentes descomponen materiales orgánicos, proporcionando nutrientes. 

Este equilibrio biológico es el que  permite que el jardín eterno se autorregule y prospere con mínima intervención externa. Algo a tener en cuenta es ubicarlo en un lugar con luz indirecta, pero nada de ponerlo a sol directo o podría provocar efecto lupa. Y no queremos dramas.

HACER UN JARDÍN ETERNO

Aunque existen varios tipos de recipientes de cristal,  la elección dependerá de tus preferencias y el tipo de plantas que desees cultivar. 

Si estás empezando, te recomendamos usar terrarios de doble cúpula, ya que te será más fácil el manejo. En cambio, si quieres diseñar un jardín eterno más sofisticado, el bol antique es para ti.

Añade una base de piedra volcánica o arlita  como primera capa. Esto evitará el deterioro de las raíces de las plantas ya que actúa como aislante.

Necesitarás Carbón activo para asegurar un buen drenaje y fomentar un desarrollo saludable de las raíces de las plantas. 

Suma al bol un sustrato donde las raíces podrán crecer.  Te recomendamos este si vas a diseñar un terrario de plantas tropicales.  

La presencia de musgo proporcionará ese toque verde que tanto disfrutas.

Selecciona las plantas para jardín eterno que más te gusten, asegúrate de que compartan requisitos similares de temperatura y humedad.

CÓMO HACER UN JARDÍN ETERNO 

Limpia el recipiente. Limpia a fondo el recipiente para asegurar un entorno sano donde crecer.

Una base de arlita proporciona el drenaje efectivo, evitando el estancamiento del agua en la base. Esto es crucial para prevenir el exceso de humedad, que puede ser perjudicial para las raíces de las plantas.

El sustrato que colocaremos sobre la base, proporciona el medio para el crecimiento de las raíces. Debe ser una mezcla bien equilibrada de tierra para plantas de interior que ofrezca nutrientes esenciales y retenga la humedad necesaria para las plantas elegidas.

El carbón activo, que ayuda a purificar el aire en el recipiente, filtrando impurezas y mejorando la calidad del entorno, podrás mezclarlo con el sustrato o espolvorearlo sobre él. Esto es especialmente importante en un sistema cerrado, donde la calidad del aire es esencial para la salud del ecosistema.

Selecciona plantas resistentes y adecuadas para el entorno cerrado. Estas plantas deben ser capaces de prosperar en condiciones limitadas de espacio y cuidado. Elige variedades que se complementen entre sí para crear un equilibrio dentro del jardín. Sácalas de sus macetas, quita la tierra de entre las raíces, y trasplanta.

El musgo sirve como capa decorativa y funcional. Ayuda a retener la humedad y proporciona un ambiente propicio para el crecimiento de microorganismos beneficiosos. Además, añade un toque estético al jardín en miniatura. ¿No os parece? Recomendamos que lo coloques después de las plantas y rellenes con él el hueco que queda sobre el sustrato. Corta primero un poco sus raíces para beneficiar la generación de nuevas.

Si quieres empezar por algo sencillo, te compartimos este kit terrario diy y un vídeo de cómo hacerlo fácil y cómodo:

CONSEJOS DE CÓMO CREAR UN JARDÍN EN CRISTAL

La limpieza, la elección de plantas, y la colocación de las capas de nuestro jardín eterno son tareas necesarias a las que tenemos que poner especial cuidado para que dure muchísimo. 

También es necesario tener en cuenta las proporciones y el espacio disponible. Evita sobrecargar el recipiente para permitir el crecimiento y desarrollo de las plantas. Ante la duda, siempre menos. 

Riega con moderación para evitar el encharcamiento. La autenticidad del ecosistema cerrado depende del equilibrio entre la humedad y la ventilación. Si lo has diseñado bien, apenas necesitará riegos.

Coloca el jardín eterno en un lugar con luz indirecta. Como hemos comentado anteriormente, la luz solar directa durante largos períodos, provoca efecto invernadero. 

Observa y ajusta según sea necesario. Revisa el crecimiento de las plantas, la condensación en las paredes de la botella y realiza ajustes si es necesario. Es posible que tengas que podar o limpiar y ventilar los cristales.

En definitiva, cultivar un jardín eterno puede convertirse en una fuente de alegría y paz mental. ¡Por no hablar de belleza! Rodéate de verde y observa como tu pequeño mundo se desarrolla por sí solo.

También te puede interesar:

5/5 - (1 voto)
Quentin
Quentin Brouhon

Especialista en el cuidado orgánico de Plantas y Flores

Bonjour! Soy Quentin y tras vivir en grandes ciudades como Bruselas y Sydney me di cuenta de la falta de información sobre jardinería urbana. Por ello, decidí (re)conectar con la naturaleza y aprender más sobre la Permacultura y el cuidado de plantas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
👋 ¡Hola! Pregúntanos lo que necesites y te atenderemos con mucho gusto 💚