A todos nos ha pasado alguna vez. Tienes en casa tu rincón verde lleno de plantas esplendorosas cargadas de salud y buen rollo pero, una mañana te despiertas y tu peor pesadilla, tienen algunas de sus hojas amarillas.

Antes de entrar en pánico, te dejamos esta guía rápida para que detectes el síntoma y sus carencias y lo resuelvas en un periquete. ¡Toma nota!

Causas de las hojas amarillas en plantas. Carencias y síntomas

¿Sabías que tiene un nombre científico el amarillo de las hojas? Se llama clorosis y se produce por diferentes motivos que veremos a continuación, por lo que asegurate de detectar lo que necesita. 

Cuando a una hoja le falta clorofila, nutriente esencial para el alimento de la planta y su color, puede que llegue a morir ya que no podrá hacer la fotosíntesis de manera adecuada.  

Pero gracias a esta información y detectando los síntomas a tiempo podremos salvarla.

Falta de hierro

Si el sustrato de tu planta no tiene el PH adecuado puede que su absorción de hierro no se produzca correctamente y derive a una clorosis férrica. Este es un problema muy recurrente en plantas acidófilas (plantas que necesitan suelos ácidos) como las hortensias, las gardenias, las camelias o las azaleas.

Falta de nitrógeno, fósforo o potasio

Como muchos sabéis los principales compuestos de las plantas son el fósforo, el potasio y el nitrógeno (NPK). El nitrógeno contribuye al crecimiento y al tono verde saludable de las plantas, mientras que el potasio y el fósforo actúan principalmente en las raíces y ayudan a su floración.

Este caso es uno de los más comunes y normalmente se produce cuando una planta ha pasado demasiado tiempo en la misma maceta y con el mismo sustrato o el macetero se le ha quedado pequeño. Todavía hay quienes piensan que las plantas solo se alimentan de agua, olvidándonos de la importancia de una buena alimentación y nutrición para estos maravillosos seres vivos. Para cuidarlas y asegurarnos de que gocen de buena salud necesitamos darles alimento. Y, si además su nutrición es de lo más natural y ecológica, mucho mejor.

Con nuestros fertilizantes orgánicos se desarrollarán de una manera saludable y sostenible.

  • salvaplants-box-revive-plantas
    Salva-Plants Box
    Producto en oferta
    29,75
    Ahorras: 5,20 (14.9%)

Problemas con la iluminación

El gran error es pensar que todas las plantas tienen las mismas necesidades. Por lo general, las plantas necesitan luz solar para hacer la fotosíntesis. Por ello, si está demasiado tiempo en la sombra para su especie, esta te hablará cambiando el color y forma de sus hojas tornándose de un amarillo muy pálido. Esto también es un síntoma de la falta de magnesio.

Aunque también se da el caso con el exceso de luz. Si tu planta recibe demasiada luz solar cuando no lo necesita, sus hojas se tornarán amarillas.

Riego poco adecuado

Si casi todas las hojas de tu planta han adquirido un tono amarillo intenso, probablemente te estés pasando con el riego. Si por el contrario estás siguiendo el riego adecuado que has leído previamente en la guía de cuidados de tu planta pero sigue con un aspecto poco saludable, puede ser que la causa sea un mal drenaje del sustrato. Una sencilla manera de comprobarlo es tocando la tierra con tus propias manos y si está muy húmeda y no se mueve, compactada y formando lodo quiere decir que no drena bien. Si esto ocurre te recomendamos trasplantar y cambiar a un sustrato de calidad como este humus de lombriz:

Por último, si la tierra está seca y las hojas amarillas es que no está recibiendo el agua suficiente. ¡Ponte a regar de manera equilibrada!

¿Cómo salvar a tus plantas?

Si el problema es la falta de nutrientes como el nitrógeno, potasio, fósforo, calcio, magnesio o hierro

Abona con mayor regularidad y ves observando su resultado. Si ves que las raíces sobrepasan la maceta, trasplanta y aporta alimento al suelo.

Una vez más, la madre naturaleza nos aporta la solución más natural a todos nuestros problemas.

Si el problema es la iluminación

Si has detectado que su necesidad era recibir más luz deberás moverla a otra zona más adecuada para su crecimiento. De todas formas, lo ideal siempre es intentar “replicar” su estado natural, informate bien sobre los cuidados de cada especie e intenta aportarles la iluminación que necesitan.

Si tienes problemas con el riego. Exceso o escasez de agua

Modifica tus hábitos de riego. Como anteriormente hemos comentado, no se cuida ni riega a todas las plantas por igual. Hay algunas que van de maravilla con solo vaporizar sus hojas mientras que otras necesitan tener su sustrato bien húmedo para sobrevivir. Las plantas son seres vivos y está en tu mano cuidarlas como toca. Es una responsabilidad apasionante ya que con solo dedicarle unos minutos de tu tiempo, verás como te lo agradecen.

¡Son pura terapia!

* Al unirte aceptas recibir comunicaciones comerciales de Pur Plant. Puedes retirar el consentimiento cuando quieras. Política de privacidad
0
0 item
Abrir chat
👋 ¡Hola! Pregúntanos lo que necesites y te atenderemos con mucho gusto 💚