A todos nos ha pasado alguna vez. Tienes en casa tu rincón verde lleno de plantas esplendorosas cargadas de salud y buen rollo pero, una mañana te despiertas y tu peor pesadilla, tienen algunas de sus hojas amarillas. Pero, porqué se ponen amarillas las hojas de las plantas.

Antes de entrar en pánico, te dejamos esta guía rápida para que detectes los síntomas y lo resuelvas en un periquete. ¡Toma nota!

Hojas amarillas en plantas

¿Sabías que tiene un nombre científico el amarillo de las hojas? Se llama clorosis y se produce por diferentes motivos que veremos a continuación, por lo que asegurate de detectar lo que necesita. 

Cuando a una hoja le falta clorofila, un nutriente esencial para el alimento de la planta y su color, puede incluso llegar a morir ya que no podrá hacer la fotosíntesis de manera adecuada.  

Pero gracias a esta información y detectando sus carencias a tiempo podremos salvarla.

hojas amarillas planta

Puntas amarillas en las hojas de las plantas

En ocasiones nuestras plantas empiezan a tornarse amarillentas, especialmente en las puntas. Esto probablemente se debe a una falta de azufre. El azufre es un mineral que junto al nitrógeno, permite la formación de proteínas en las plantas. Pero al contrario que este, no se transmite por el sistema de transpiración ni tampoco puede desplazarse por aquellas hojas más maduras.

Una falta de azufre puede apreciarse por un llamativo color amarillo en las puntas de las hojas. Para solucionarlo, bastará con espolvorear azufre por el sustrato o mediante pulverizador mezclado con agua.

En cambio, hay que tener en cuenta una serie de factores a la hora de poner azufre:

  • Aplicar en temperaturas menores a 28ºC
  • Si vamos a usar azufre en exterior, evitar los días de viento
  • Prohibido mezclar con aceites

Falta de hierro

Si el sustrato de tu planta no tiene el PH adecuado puede que su absorción de hierro no se produzca correctamente y derive a una clorosis férrica. Este es un problema muy recurrente en plantas acidófilas (plantas que necesitan suelos ácidos) como las hortensias, las gardenias, las camelias o las azaleas.

Una de las maneras más sencillas de detectar si tu planta sufre falta de hierro es observar si las hojas jóvenes tienen un color verde pálido a blanco mientras que las hojas adultas se ven saludables.

Para solucionarlo, recomendamos acolchar el sustrato con paja o cortezas de pino y añadir abonos orgánicos al suelo.

Aquí te explicamos mejor como hacerlo: qué es el acolchado y por qué utilizarlo

Falta de calcio

Sabemos que nuestras plantas que tienen hojas pequeñas, mal formadas y enrrolladas al final son los síntomas de la falta de calcio. Una manera muy útil de solucionarlo es pulverizando o espolvoreando purín de consuelda.

Otra manera casera de aportar calcio en tus plantas basta con añadir cáscara de huevo troceadas en el sustrato o añadir los trocitos de cáscaras en agua y dejar macerar 24h. Regar posteriormente y listo.

Falta de nitrógeno, fósforo o potasio

Como muchos sabéis los principales compuestos de las plantas son el fósforo, el potasio y el nitrógeno (NPK). El nitrógeno contribuye al crecimiento y al tono verde saludable de las plantas, mientras que el potasio y el fósforo actúan principalmente en las raíces y ayudan a su floración.

Este caso es uno de los más comunes y normalmente se produce cuando una planta ha pasado demasiado tiempo en la misma maceta y con el mismo sustrato o el macetero se le ha quedado pequeño. Todavía hay quienes piensan que las plantas solo se alimentan de agua, olvidándonos de la importancia de una buena alimentación y nutrición para estos maravillosos seres vivos. Para cuidarlas y asegurarnos de que gocen de buena salud necesitamos darles alimento. Y, si además su nutrición es de lo más natural y ecológica, mucho mejor.

Con el uso de fertilizantes orgánicos se desarrollarán de una manera saludable y sostenible.

Falta de magnesio en plantas

Cuando vemos las hojas amarillas pero en cambio las venas no son seguramente sufrimos una falta de magnesio, un elemento esencial de la fotosíntesis. Primero se nota en las hojas más viejas. Suele ocurrir con mayor frecuencia en suelos ácidos o en el caso de un exceso de calcio o potasio.

Una solución eficaz para regularizar la falta de magnesio es añadir al sustrato sulfato de magnesio en suelos calizos y dolomita en suelos ácidos.

Hojas amarillas en plantas de interior

Aunque cabe destacar que no siempre las hojas amarillas en nuestras plantas es porque sufren alguna carencia o falta de nutrientes, en otras muchas ocasiones se dan otras circunstancias como las que os contamos a continuación:

Quemadura en las hojas por el sol

El gran error es pensar que todas las plantas tienen las mismas necesidades. Por lo general, las plantas necesitan luz solar para hacer la fotosíntesis. Por ello, si está demasiado tiempo en la sombra para su especie, esta te hablará cambiando el color y forma de sus hojas tornándose de un amarillo muy pálido.

Aunque también se da el caso con el exceso de luz. Si tu planta recibe demasiada luz solar cuando no lo necesita, sus hojas se tornarán amarillas. Para solucionarlo, evita regar en las horas de fuerte luz (mediodía) pues el reflejo del sol en las gotas de agua crea un efecto lupa susceptible de provocar quemaduras.

Por otro lado, pon a la sombra o semi sombra aquellas especies de plantas que lo necesiten, pues de lo contrario no sólo provocarás que sus hojas se tornen amarillas, sino que pueden llegar incluso a morir.

Riego poco adecuado

Si casi todas las hojas de tu planta han adquirido un tono amarillo intenso, probablemente te estés pasando con el riego. Si por el contrario estás siguiendo el riego adecuado que has leído previamente en la guía de cuidados de tu planta pero sigue con un aspecto poco saludable, puede ser que la causa sea un mal drenaje del sustrato. Una sencilla manera de comprobarlo es tocando la tierra con tus propias manos y si está muy húmeda y no se mueve, compactada y formando lodo quiere decir que no drena bien. Si esto ocurre te recomendamos trasplantar y cambiar a un sustrato de calidad como este humus de lombriz:

Por último, si la tierra está seca y las hojas amarillas es que no está recibiendo el agua suficiente. ¡Ponte a regar de manera equilibrada!

Para un riego fluido y sin excesos, en el que además ahorras hasta tres veces más de agua con el riego convencional, te recomendamos usar ollas de autorriego.

autoriego-macetas-goteo

¿Cómo revivir tus plantas?

Si el problema es la falta de nutrientes como el nitrógeno, potasio, fósforo, calcio, magnesio o hierro

Abona con mayor regularidad y ves observando su resultado. Si ves que las raíces sobrepasan la maceta, trasplanta y aporta alimento al suelo.

Una vez más, la madre naturaleza nos aporta la solución más natural a todos nuestros problemas.

Si el problema es la iluminación

Si has detectado que su necesidad era recibir más luz deberás moverla a otra zona más adecuada para su crecimiento. De todas formas, lo ideal siempre es intentar “replicar” su estado natural, informate bien sobre los cuidados de cada especie e intenta aportarles la iluminación que necesitan.

Si tienes problemas con el riego. Exceso o escasez de agua

Modifica tus hábitos de riego. Como anteriormente hemos comentado, no se cuida ni riega a todas las plantas por igual. Hay algunas que van de maravilla con solo vaporizar sus hojas mientras que otras necesitan tener su sustrato bien húmedo para sobrevivir. Las plantas son seres vivos y está en tu mano cuidarlas como toca. Es una responsabilidad apasionante ya que con solo dedicarle unos minutos de tu tiempo, verás como te lo agradecen.

¡Son pura terapia!

Hongos

fungicida para mildiu

Otro de los síntomas más comunes causantes de hojas amarillas son los hongos. Estos microorganismos afectan gravemente la salud de nuestras plantas y provocan efectos visibles como partes amarillas, negras, marrones e incluso superficies blanquecinas. Para prevenir su aparición, puedes usar frecuentemente mediante pulverización fungicidas naturales.

En definitiva, que algunas hojas de nuestras plantas tengan color amarillo no es sinónimo de que estén enfermas, pero si debemos tener precaución y lo que es más importante, detectar a tiempo su causa para poder salvarla.

¿Por qué se muere mi planta?


Una planta puede morir por muchos factores, pero entre los mas comunes destacamos la falta o exceso de riego, abundante luz directa o falta de luz, escasez de humedad y ambientes secos, plagas y otras enfermedades.

por-que-se-mueren-mis-plantas

¿Cómo evitar que las hojas de mis plantas se pongan amarillas?


Para evitar la decoloración es necesario abonar con fertilizantes orgánicos frecuentemente, evitar situaciones de estrés como el que sufren con los cambios de lugar y lo más importante, adaptar su entorno y cuidados a las necesidades de cada especie.

También te puede interesar:

¿Te gusta el contenido de este post?

¡Apoya nuestro trabajo con 5 estrellas!

Media de puntuación 4.9 / 5. Votos: 21

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Bichea en nuestras redes sociales!

¡Siento que este post no te haya sido útil!

¡Nos gustaría mejorar este post!

Cuéntanos, ¿en qué podríamos mejorar?

0
0 item
Abrir chat
👋 ¡Hola! Pregúntanos lo que necesites y te atenderemos con mucho gusto 💚